Contrato de trabajo, ¿cómo, cuándo y dónde?
Potencial Pymes
CONTENIDO ESPECIALIZADO PARA LA GESTIÓN DE NEGOCIOS DE LOS PEQUEÑOS Y MEDIANOS EMPRESARIOS.
Regresar

Contrato de trabajo, ¿cómo, cuándo y dónde?

15 de marzo de 2013
A media que las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) adquieren formalidad, es necesario replantear el estatus de contratación de los empleados a fin de evitar futuros desaciertos que pueden poner en peligro la continuidad de las operaciones.

A media que las Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) adquieren formalidad, es necesario replantear el estatus de contratación de los empleados a fin de evitar futuros desaciertos que pueden poner en peligro la continuidad de las operaciones.

 

Por ejemplo, ¿cuántos de tus empleados tienen un contrato de trabajo? Si la respuesta es todos, sin duda estás en buen camino; pero si por el contrario, todos tus colaboradores carecen de este documento, más vale que reviertas esta acción.

 

Y es que de acuerdo con el artículo 25 de la Ley Federal del Trabajo, los patrones están obligados a elaborar contratos de trabajo por escrito que establezcan las condiciones de trabajo de sus empleados. Omitir esta disposición puede originar sanciones de carácter administrativo y legal.

 

Pero, ¿qué es un contrato de trabajo? Es un acuerdo de voluntades entre el patrón y el trabajador. Hay de dos tipos: Individual y colectivo.

 

El individual se refiere al contrato celebrado con cada uno de los trabajadores y tiene tres vertientes: Por tiempo indeterminado (no hay vigencia para la relación laboral), por tiempo determinado (se establece fecha de inicio y término) y por obra determinada (para hacer un proyecto específico).

 

En tanto que colectivo se aplica con todos los trabajadores de la empresa o empresas que firmaron con un sindicato. A su vez, puede ser de dos tipos: Contrato de empresa (llamado también contrato colectivo de trabajo) y contrato de industria (conocido como contrato ley).

 

Al margen de las distintas modalidades, la Ley Federal del Trabajo establece que el contrato de trabajo debe referir los siguientes datos: Nombre, nacionalidad, edad, sexo, estado civil y domicilio del trabajador y del patrón; el tipo de relación de trabajo (por obra o tiempo determinado o tiempo indeterminado); así como el servicio o servicios que se prestan.

 

También detalla el lugar donde se realiza el trabajo, la duración de la jornada, el monto del salario, la fecha, forma y lugar de pago. También debe indicar si el empleado recibirá instrucción para desempeñar su labor, las prestaciones que percibirá, sus días de descanso, vacaciones, aguinaldo y prima vacacional.

 

Entre los beneficios que puedes obtener al firmar un contrato de esta naturaleza, resalta la claridad de derechos y obligaciones en la relación laboral y la delimitación de responsabilidades del patrón para con el empleado.

 

Pero, ¿qué tipo de contrato te conviene más? De inicio y si se trata de un negocio pequeño, lo ideal es el contrato individual, pero ten presente que al crecer en número de empleados, aumenta la posibilidad de que éstos se organicen en un sindicato obligándote a realizar un contrato colectivo de trabajo.

 

Recuerda que la LFT establece que la falta de contrato de trabajo no priva al trabajador de los derechos que deriven de las normas de trabajo y de los servicios prestados, pues se imputará el patrón la falta de esa formalidad.

 

Para evitar confusiones y problemas legales, te recomendamos buscar asesoría de un abogado especializado en temas laborales. También puedes buscar asesoría en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

banner
CONTACTO | AVISO LEGAL | MARCAS REGISTRADAS | DECLARACION DE PRIVACIDAD

Las opiniones y puntos de vista expresados en este blog son exclusivas del autor de cada artículo y no necesariamente reflejan la postura de otros individuos o empresas mencionados en el(los) artículo (s).

Microsoft